WiZink Center
PUBLICIDAD | ANÚNCIATE AQUÍ
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Más información aquí

Sistema de cámaras inteligentes para controlar el aforo en playas y recintos cerrados

D1N1, empresa especializada en conciertos, se reinventa por el coronavirus

D1N1, la empresa líder de control de aforo y acceso en grandes recintos de música y festivales, ahora en inactividad por el cierre de estas instalaciones de ocio, ha reaccionado para dar respuesta tecnológica a nuevas necesidades de conteo de personas como consecuencia de las limitaciones de aforo que se prevén en la nueva fase de desconfinamiento por el coronavirus.

Controlar el aforo de una playa, o de cualquier recinto al aire libre, así como de cualquier local o comercio, ahora será posible de forma fácil y poco costosa gracias a la experiencia acumulada por D1N1, que ha desarrollado su propio software y lo ha puesto a prueba en los controles de aforo de más de 360 eventos al año, lo que supone el paso por su sistema de más de 3,2 millones de personas.

D1N1 es una empresa sumamente especializada, perteneciente a la sociedad gestora del WiZink Center de Madrid, proveedora también de su sistema de gestión de aforo al Ayuntamiento de Madrid, Palacio de Vistalegre, Auditorio Rocío Jurado de Sevilla, o al BEC, entre otros, además de grandes festivales de música en toda España y eventos deportivos como la reciente Copa Davis de tenis celebrada en la Caja Mágica de Madrid.

Su tecnología está basada en una cámara 3D configurada para interpretar la figura humana, con capacidad para discriminar a las personas que entran o salen de determinado espacio de tal forma que siempre se tiene un perfecto control del aforo de cualquier recinto o espacio público. El sistema está certificado y el margen de error nunca supera el 1% con una actualización máxima de 0,041 segundos.

La opción de controlar el aforo de una playa, siempre que tenga definidos de forma natural o con vallas sus puntos de acceso, ahora es muy posible gracias a la tecnología de D1N1, por lo que varios ayuntamientos ya se han interesado por el sistema que podría facilitar poder disfrutar de las playas y cualquier otro espacio público este verano.