WiZink Center
PUBLICIDAD | ANÚNCIATE AQUÍ
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Más información aquí
Solo guitarra y voz bastaron al británico para llenar nuestro recinto en 2014 y 2017

#WiZinkCenterEpicConcerts: ¡Ed Sheeran!

Hoy en día Ed Sheeran es uno de los artistas internacionales de mayor prestigio. Tiene 4 álbumes en su haber, varios premios Brit Awards, Grammy y otros. Pero no era así cuando actuó por primera vez en nuestro recinto en 2014.

En 2011 sacaba su primer disco, “+”, con una gran compañía, tras haber editado varios EP´s a través de sellos independientes que incluso llegó a vender él mismo recorriendo las calles con su mochila. Por cierto que este salto al estrellato, lo dio gracias a Elton John, que escuchó su música y le puso en contacto con una discográfica.

Entró directamente al número 1 de las listas inglesas, vendió casi dos millones de copias y ganó dos Brit Awards, como “Mejor Artista Masculino” y “Artista Revelación”.

Con esas credenciales y la melodía de “The A Team” pegada a nuestras cabezas, el 25 de noviembre de 2014 Ed Sheeran se presentó en nuestro escenario, no sin antes haber sellado una gira de 70 conciertos por Estados Unidos junto a Taylor Swift y haber recibido una nominación a los Grammy.

Es decir, que ya era un artista de sobra conocido a nivel internacional, pero nada comparado a todo lo que llegaría a ser después.

Su puesta en escena llamaba la atención. Sin banda. Él solo y su guitarra frente a cerca de 12.000 personas. Y, lejos de parecer vacío, llenó el escenario como ninguno. Simplemente, se subió, y empezó a tocar:

Después de “I´m a mess” y “Lego House”, siguió desgranando sus dos discos, “+” y “x” indistintamente, hasta que llegaron los platos fuertes.

 “Thinking out loud”:

 

Y “The A Team”:

 

Su audiencia estaba totalmente entregada. El pelirrojo se dirigía a ellos (ellas, en su mayoría), con largos discursos en inglés, y todos parecían entender perfectamente todo lo que su héroe les decía, y gritaban enloquecidas a cada atisbo de temazo.

En “Give me Love”, incluso le ayudaron a cantar:

 

Y cerró con “Sing” y todo el público con las manos levantadas:

 

 

Tres años después, repitió: el 8 de abril de 2017. Y esta vez, los desdichados que se perdieron su debut de 2014, no quisieron faltar. Las entradas se agotaron al poco de ponerse a la venta, y el concierto fue todo un acontecimiento en Madrid.

En esta segunda visita todo había cambiado. Su internacionalización y repercusión se habían extendido, tenía nuevo disco, “Divide”, y presentó una escenografía algo más elaborada. Pero la gran voz de este gran artista seguía intacta, y de nuevo llenó por sí sola un recinto de 77.000 metros cuadrados y cerca de 16.000 personas; solo acompañado, en ocasiones, de un teclista.

Cambió también casi por completo el setlist, en el que solo repitió dos o tres temas de su visita anterior, y pasó a recorrer su tercer álbum de estudio.

Arrancó con “Castle on the Hill”:

No fallaron “The A Team”, casi al principio, o “I see fire”, incluido en la banda sonora de la película “El Hobbit”:

 

Y dejó para el final los himnos de este “Divide Tour”, empezando por “Perfect”:

 

 

Para terminar con “Shape of You”, vestido con la camiseta de España:

 

 

 

 

Y con “I don´t need you”, su version más rapera, dejando a sus fans con ganas de más.

 

 

Desde diciembre de 2019 está inmerso en un parón profesional, tanto de la música como de las redes, para viajar, escribir y leer, y dedicarle tiempo a su familia. ¡Y parece que lo está cumpliendo! ¿Estará preparando algo grande para su vuelta?