WiZink Center
PUBLICIDAD | ANÚNCIATE AQUÍ
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso Más información aquí

#WiZinkCenterEpicConcerts ¡Depeche Mode!

Con 7 conciertos en nuestro recinto, los británicos son el grupo internacional que más veces ha actuado sobre nuestro escenario

Hasta siete veces han estado Depeche Mode en el escenario del WiZink Center de Madrid, y eso los convierte en el grupo internacional que más veces nos ha visitado.

Además, todas han sido dobles, excepto la última de 2017: 6 y 7 de febrero de 2006, 16 y 17 de noviembre de 2009, 17 y 18 de enero de 2014, y 16 de diciembre de 2017

El trío de Basildon (la ciudad británica donde empezaron), apenas necesita presentación. Han vendido más de 120 millones de copias de sus 14 álbumes, y la revista Rolling Stone les posiciona como una de las 50 mejores bandas de rock de la historia, y eso a pesar de que se ubican más en el pop electrónico.

Pero estos datos, solo hacen que darnos una idea de la magnitud de la formación liderada por Dave Gahan, que atesora en su haber himnos como “Enjoy the Silence” o “Personal Jesus”, que han traspasado las fronteras de sus seguidores para colocarse en las listas de éxitos de cualquier amante de la música. Y, por cierto, el videoclip oficial de esta última se grabó en nuestro país, en el cinematográfico desierto de Tabernas (Almería):

Tan divo como brillante, Dave Gahan pasó por épocas oscuras en su biografía, a mediados de los 90, en los que literalmente “vio la luz” (estuvo dos minutos clínicamente muerto por sobredosis), y que coincidieron con cambios dentro del grupo. Los que empezaron siendo un cuarteto, hoy en día son un trío, al que se le suman Martin Gore (considerado el cerebro de la banda y que ha compuesto la mayoría de temas), y Andrew Fletcher (amigo de la infancia de Fletcher y que al principio, curiosamente, formaba parte solo como mánager).

En febrero de 2006, Depeche Mode desembarcaron por primera vez en nuestro recinto presentando su álbum “Playing the Angel”, aunque también regalaron al público muchos de sus clásicos de los ochenta, como “Just Can't Get Enough”, “Behind The Wheel” o “Personal Jesus”.

Siempre mantienen la espectacularidad técnica, y en este caso se decantaron por un escenario que parecía una nave espacial, coronado por una gran bola del mundo en la que se iban leyendo palabras como “sex”, “pain”, o “love”.

Se dejaron acompañar por los habituales sintetizadores, marca de la casa, y dejaron claro que su sonido, entre el house y el pop electrónico, es tan personal como inconfundible.

No defraudaron, y entonaron su clásico Enjoy the Silence, tema casi obligatorio:

Y cerraron volviendo de nuevo a los 80 con “Never let me down again”, y “Goodnight lovers”, cantada a dúo por Dave y Martin en medio del público.

En 2009 repitieron doblete y, como buenos británicos, se marcaron un concierto de exactamente dos horas, en el que predominaron los clásicos de siempre, que al fin y al cabo son los que el público siempre demanda. De hecho, con “Never Let Me Down” se vivieron momentos de verdadero éxtasis e imágenes de las 15.000 personas que ocupaban el recinto levantando las manos al tiempo:

Con “I feel You” y “Enjoy the silence”, se puso de manifiesto que siempre firman versiones más largas de sus temas en el directo, y que temas como “Enjoy the silence”, el gran himno de la banda junto con “Personal Jesus”, lo ponen todo patas arriba:

Algo más de cuatro años nos hicieron esperar para su regreso en enero de 2014, con un escenario inmenso pero con poca floritura, dejando todo el protagonismo a las grandes pantallas y a lo que en ellas se emitía:

Como siempre, Dave Gahan desplegó sus característicos movimientos sobre el escenario y dejó para el final la tanda de grandes hitazos que, a la altura de “Personal Jesus”, justificaban de sobra el que se hubiera desprendido del chaleco para apreciar al 100% todo el esplendor de su torso:

Diciembre de 2017 es la última vez, de momento, que hemos tenido a la eterna banda del pop electrónico en el WiZink Center y, aunque esta vez presentaban su álbum “Spirit”, solo tocaron tres de sus temas.

Arrancaron con “Going Backwards” (segundo single del disco) y, desde ahí y hasta el final de las (esta vez) más de dos horas de concierto, Dave no paró de bailar, saltar de un lado a otro del escenario y de, en definitiva, hacer lo que nos había demostrado ya en las seis veces anteriores: marcarse una veintena de temas sin flaquear un segundo, como si no tuviera la edad que tiene.

Como en sus anteriores visitas, el aforo estaba a reventar, y volvieron a centrarse en sus éxitos de los 80 y los 90 (básicamente los de “Ultra”, seguramente su álbum más aclamado).

 

“World in my eyes” volvió a recordar a todos por qué Depeche Mode son una de las bandas indiscutibles del panorama musical:

Apenas hubo sorpresas, ni decepciones, e incluso Gore se marcó una versión acústica de “Insight” y “Home” llenas de sentimiento, robando un poco de protagonismo vocal al siempre único Dave Gahan.

Y aunque cerraron con el tradicional, “Personal Jesus”, antes regalaron al respetable esta versión de “Everything Counts”:

Muse casi les pisa los talones en número de visitas, así que esperemos que los de Gahan se den prisa en volver.